Terranabis,  investigación y desarrollo en constante crecimiento.

Nuestro objetivo es satisfacer las expectativas de los clientes y las necesidades nutricionales del cultivo del cannabis, causando el mínimo impacto ambiental: con este objetivo, el valor de Terranabis se centra siempre en Investigación y Desarrollo, creando procesos y soluciones altamente innovadoras.

Para cada materia prima, y para cada principio activo en su interior, nuestros investigadores escogen y definen el método de extracción más eficaz basado en la solución que se desea obtener.

Solo de esta manera es posible preservar los componentes activos de las plantas, que son la verdadera clave de nuestros productos.

Utilizamos la genómica, para descifrar los factores desencadenantes genéticos y moleculares y obtener respuestas fisiológicas específicas en los sistemas vegetales. Esto nos ayuda a comprender cómo funcionan nuestros productos.

Nuestro departamento de I+D+I esta apoyado por centros de investigación para desarrollar mediante tecnología propia los productos más innovadores y avanzados.

Después de años de desarrollo, se ha diseñado y mejorado un proceso novedoso de fermentación con el que mantenemos las propiedades de los elementos vegetales.

 

Con esta tecnología hemos desarrollado diferentes compuestos como el novedoso Complejo C-MAX.

El complejo C-MAX natural: un complejo con más de 150 compuestos activos que influyen en los procesos de desarrollo vegetativo y celular además de contribuir en numerosas fases del crecimiento de la planta. Contiene entre otros; aminoácidos libres, vitaminas, azúcares, promotores hormonales, antioxidantes, etc necesarios para el desarrollo vegetal.

Actúa en 3 fases:

  • Estimula los mecanismos de transporte en el interior de la planta, activando la circulación y distribución de elementos nutritivos y metabólicos (azúcares y proteínas) hacia los órganos en crecimiento.
  • Es un regulador osmótico natural de alta eficacia que actúan sobre estrés térmico, hídrico y osmótico regulando la homeostasis de especies reactivas celulares de oxígeno (ROS) los cuales resultan dañinos a las estructuras celulares.
  • Estimula los flujos energéticos aumentando la síntesis de ATP-asa para mejora la actividad fotosintética y evitar su degradación.

Esta tecnología la incorporamos en los dos productos que tenemos, el Bionabis y el Aminabis.

Los cannabinoides son un grupo de terpenofenólicos que se acumulan en cantidades considerables en los tricomas glandulares de Cannabis sativa [1]. Más de 60 cannabinoides han sido aislados de marihuana en hojas frescas [2]. Entre ellos, el tetrahidrocannabinol (THC) que es el conocido componente psicoactivo de la marihuana [3].

Desde el descubrimiento de receptores específicos para tetrahidrocannabinol en el cerebro de los mamíferos, y el aislamiento de ligandos endógenos para estos receptores [4,5], los cannabinoides han atraído un interés renovado para aplicaciones medicinales incluyendo el alivio del dolor, náuseas causadas por la quimioterapia del cáncer, el control de espasticidad y temblor en pacientes que sufren de múltiples esclerosis [6], así como para la terapia de la artritis [7]. Por lo tanto, los cannabinoides como el THC y el CBD se consideran recursos medicinales prometedores para mitigar los efectos de las  enfermedades.

En Terranabis nos dedicamos a investigar este conocimiento y apostar por un uso medicinal de los cannabinoides. Para ello, investigamos los mecanismos biológicos y genéticos del desarrollo de cannabinoides para desarrollar productos que estimulen a la planta para aumentar y concentrar su contenido.

Con este cometido hemos desarrollado el Can-Up Activator:

 

 

[1]Turner, J.C., Hemphill, J.K. & Mahlberg, P.G. (1978) Quantitative determination of cannabinoids in individual glandular trichomes of Cannabis sativa L. (Cannabaceae). Am. J. Bot. 65, 1103±1106.

[2] Turner, C.E., Elsohly, M.A. and Boeren, E.G. (1980) Constituents of Cannabis sativa L. XVII. A review of the natural constituents. J. Nat. Prod. 43, 169–234.

[3] Gaoni, R. and Mechoulam, R. (1964) Isolation, structure, and partial synthesis of an active constituent of hashish. J. Am. Chem. Soc. 86, 1946–1947.

[4] Matsuda, L.A., Lolait, S.J., Brownstein, M.J., Young, A.C. and Bonner, T.I. (1990) Structure of a cannabinoid receptor and functional expression of the cloned cDNA. Nature 346, 561–564.

[5] Munro, S., Thomas, K.L. and Abu-Shaar, M. (1993) Molecular characterization of a peripheral receptor for cannabinoids. Nature 365, 61–65.

[6]. Baker, D., Pryce, G., Croxford, J.L., Brown, P., Pertwee, R.G., Huffman, J.W. & Layward, L. (2000) Cannabinoids control spasticity and tremor in a multiple sclerosis model. Nature 404, 84±87.

[7]. Malfait, A.M., Gallily, R., Sumariwalla, P.F., Malik, A.S., Andreakos, E., Mechoulam, R. & Feldmann, M. (2000) The nonpsychoactive cannabis constituent cannabidiol is an oral antiarthritic therapeutic in murine collagen-induced arthritis. Proc. Natl Acad. Sci. USA 97, 9561±9566.